Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vivir en pareja’

En las películas, en los libros, en las conversaciones cotidianas… siempre está presente él, el amor. A pesar de estar tan presente, de haber sido vivido por prácticamente todas las personas y ser una de las causas de más felicidad o, en caso de acabarse, de tristeza, se trata de un tema complejo y que presenta dificultades a la hora de ser estudiado. Hoy os presento una guía muy útil y de fácil lectura que aborda el tema de las relaciones de pareja y los problemas más frecuentes. Se trata del libro “Vivir en pareja” de Raimon Gaja, psicólogo clínico y fundador y director del Insituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) de Barcelona.

gaja

Aunque el autor habla sobre muchos temas relativos a las parejas , los problemas más frecuentes y formas de solucionarlos, el post de hoy se centra en dos preguntas:  ¿Por qué elijo a quien elijo como pareja? Y ¿de qué depende que una relación sea exitosa?

Respecto a la primera pregunta, existen varias teorías. Aquí os presento algunas de las que quedan mencionadas en el libro.

  1. ¿Por qué elijo a quien elijo como pareja?

Winch afirma que cada persona dispone de “un abanico de candidatosamor2 elegibles” y que elige a aquella persona que mejor satisfaga sus necesidades. Es decir, dependiendo de la edad, estatus, lugar de residencia etc. la persona dispone de un número determinado de candidatos a elegir y que suelen estar cerca: en el mismo trabajo, el mismo lugar de residencia, en el grupo de amigos etc. Para este autor la elección de pareja, por tanto, no es tan libre como pensamos. Kerckhoff se basa en la idea de Winch y su “abanico de candidatos elegibles” y utiliza los conceptos de “abanico de deseables” y “abanico de disponibles”, haciend hincapié en la influencia que tiene nuestra cultura y el ambiente social en el que nos movemos.

Para John Lee, una persona elige a otra como su pareja en función de si/ en qué grado puede satisfacer tres necesidades:  compañía, recreo y pasión.  Puede haber diferencias en las parejas dependiendo de la importancia que tenga cada necesidad. Por ejemplo, una pareja que dé más valor a la compañía que a las demás necesidades, puede ser feliz sin relaciones sexuales. Los problemas surgen cuando se espera de la pareja que ésta sea siempre y de manera constante compañero, amigo y amante. En estos casos, los miembros de la pareja (o al menos uno de ellos) suelen idealizar el amor y cómo debe ser una pareja (véase más adelante “los mitos del amor”), lo que puede provocar insatisfacción.

La teoría de la equidad dice que tendemos a iniciar una relación únicamente cuando creemos que ésta será beneficiosa para ambas partes y que cuando más socialmente deseable sea una persona (más atractiva, más poderosa, más inteligente, etc.), más esperará que su pareja también lo sea.

amor3

Esta teoría explica que las personas con parecido atractivo físico tienden a emparejarse y que si hay diferencias en cuanto al atractivo físico, suele haber una complementareidad que compensa esa diferencia. Por ejemplo, si la otra persona es considerada menos atractiva que uno mismo pero a cambio más inteligente, más divertida, más poderosa económicamente etc., podemos ver a la otra persona como una candidata a ser nuestra pareja.  Según esta teoría, una relación tenderá a durar más cuanta más equidad exista. También explicaría los casos en lo que uno de los miembros asciende en la escala social y que cambia la percepción de su pareja, que ya no dispone del “atractivo” valorado anteriormente. La equidad ya no estaría dada y probablemente surjan problemas e incluso puede que se acabe la relación.

       2.     ¿De qué depende que una pareja sea exitosa?

amor6En cuanto a los factores de los que depende que una pareja funcione, también existen varias teorías. Cabe decir que la unión de dos personas con un proyecto futuro en común no suele ser fácil. Cada persona trae consigo una historia de aprendizaje que no desparece por el simple hecho de estar en pareja. Por ello, se dice que una pareja resulta satisfactoria si es capaz de conciliar las historias personales de cada uno de los miembros de la pareja y encontrar un objetivo común.

Siendo más concretos, se considera que una relación es satisfactoria cuando cada uno de los miembros que forman la pareja recibe unos beneficios (refuerzos) superiores  a los costes (renuncias) que debe “pagar” a cambio de mantener la unión.

Al inicio de una relación, los beneficios suelen ser abundantes. Se procede a conocer a la persona y normalmente se viven experiencias muy gratificantes: paseos románticos, cenas, momentos de anécdotas… Todo es nuevo y ambos cuidan cómo se presentan ante el otro e intentan parecer atractivos para el otro. El tiempo que se pasa juntos suele ser altamente positivo. Según pasa el tiempo, aumentan los costes. Se comienzan a experimentar situaciones no siempre agradables con la otra persona, surgen los primeros conflictos y la pareja ya no es la imaginada o idealizada. Se considera que la pareja es exitosa si ante situaciones conflictivas es capaz de mantener el intercambio de recompensas y que éste siga compensando los costes. Llegados a este punto, muchas parejas acaban con el intercambio de beneficios y comienzan a usar conductas coercitivas, forzando al otro a cambiar a través de consecuencias negativas (como por ejemplo, castigando al otro con silencio o con gritos, “saboteando” al otro etc.) El grado de insatisfacción en la pareja aumenta con este tipo de experiencias.

Otro de los factores por los que una relación de pareja fracasa son las ideas que tienen los miembros sobre cómo es o debería ser una pareja. Se han estudiado las expectativas que suelen tener las personas relacionadas con el amor/ la pareja y se ha llegado a la conclusión de que existen ciertos “mitos del amor”. A continuación se enumera una lista de mitos estudiados por Borstein.

Mitos del amor de Borstein (1986)

  1. Nuestro amor (romance y excitación) continuará sin disminuir a lo largo del tiempo.
  2. Mi pareja debería ser capaz de anticipar mis pensamientos, sentimientos y necesidades.
  3. Mi pareja no debería herirme o ponerse furioso/a nunca.
  4. Si es verdad que me quieres, deberías tratar de agradarme en todo momento (satisfacer mis necesidades y deseos).
  5. Amor significa no disgustarse nunca con la pareja .
  6. Amor significa desear estar juntos en todo momento.
  7. Nuestros intereses personales, objetivos y valores permancerán siempre similares.
  8. Mi pareja será siempre abierta, directa y sincera conmigo.
  9. Puesto que estamos enamorados mi pareja me va a respetar, entender y aceptar siempre, independientemente de lo que yo pueda hacer.
  10. Sería terrible si mi marido/mujer me molestara, me despreciara o me criticara alguna vez.
  11. Nuestro nivel de sexo, afecto y compromiso no debe declinar jamás.
  12. Debemos estar siempre de acuerdo el uno con el otro en los temas importantes.

Estas expectativas no suelen poder ser cumplidas en el día a día, lo que hace que, si no se modifican, la pareja pase a convertirse en una fuente de frustración. Las decepciones y los conflictos serán previsibles con esta percepción del amor. En caso de decidir que seguir con la pareja no compensa, si se comienza una nueva relación pero no se comprueban estos mitos, la persona seguramente volverá a encontrarse en el mismo punto que con la pareja anterior tras algún tiempo. Por ello conviene establecer expectativas más adaptadas a la realidad y que probablemente sean más fáciles de ser cumplidas.

Raimon Gaija, “Vivir en pareja”. DeBolsillo. ISBN: 84-9793-628-0

Anuncios

Read Full Post »